obligaciones contrato de edición

¿SABES CUALES SON LAS OBLIGACIONES DEL ESCRITOR Y EL EDITOR? (CONTRATO DE EDICIÓN II)

Como ya dije en otra ocasión el contrato de edición es más complejo de lo que pueda parecer de primeras de cambio. En esta entrada voy a centrarme en las obligaciones que tenemos los escritores y editores, y es que este es un contrato (voy a emplear una palabra que no utilizaba desde hace mucho tiempo y que no creo que vuelva a hacerlo en el resto de mi vida,  motivo por el que mi pedante interior está  emocionadísimo ejem, ejem) SINALAGMÁTICO o lo que es lo mismo, un contrato que genera obligaciones para las dos partes que lo firman.

Obligaciones del editor

Según el artículo  64 de la Ley de Propiedad intelectual  son las siguientes:

  1. Reproducir la obra, en la forma convenida, sin introducir ninguna modificación que el autor no haya consentido y haciendo constar en los ejemplares el nombre, firma o signo que lo identifique.
  2. Someter las pruebas de la tirada al autor, salvo pacto en contrario. Yo no admitiría un pacto en el que decidieran no someter las pruebas de la tirada a mi criterio. Es muy importante hacerlo porque el que das la cara como escritor eres tú, y por tanto el último responsable del resultado. Es tu nombre el que está en juego. Recuerda siempre que “las erratas son las últimas en abandonar el barco”, además, puede surgir alguna duda puntual a úlima hora. Hazte cargo de las correcciones siempre, discútelas, piénsalas, responsabilízate de ellas.
     
     
  3. Proceder a la distribución de la obra en el plazo y las condiciones estipuladas.
  4.  Asegurar a la obra una explotación continua y una difusión comercial conforme a los usos profesionales habituales en el sector de la edición.
  5. Restituir el original de la obra, objeto de la edición, una vez finalizadas las operaciones de impresión y tirada de la misma.  No sé si está obligación realmente tiene interés para la mayor parte de nosotros, porque tal y como hoy escribimos, los manuscritos ya no son lo que eran. No logro ver el valor añadido de un pdf original (no creas que no le doy vueltas). Diferente sería que estuviésemos hablando de una obra con ilustraciones o  que tenega algún plus que la haga especial, entonces sí sería conveniente que el original vuelva a nuestras manos.
     
    obligaciones contrato de edición
     
  6. Satisfacer al autor la remuneración estipulada y, cuando ésta sea proporcional, al menos una vez cada año, la oportuna liquidación, de cuyo contenido le rendirá cuentas. Deberá, asimismo, poner anualmente a disposición de autor un certificado en el que se determinen los datos relativos a la fabricación, distribución y existencias de ejemplares. A estos efectos, si el autor lo solicita, el editor le presentará los correspondientes justificantes. Este me parece un punto candente pues es imposible que el autor pueda controlar los ejemplares que efectivamente se han vendido. Quedamos en manos de la buena fe, que no siempre es tan buena. El problema comienza desde el momento en que los escritores no tenemos un control efectivo de la tirada, ni de los ejemplares que se venden realmente, quedamos así a merced de lo que las editoriales nos digan que han vendido. No hay ningún mecanismo directo que nos permita tener control de los ejemplares de nuestra obra que se han vendido, la información la recibiremosexclusivamente del editor y los resultados no son siempre los esperados. Esta entrada de Mariana Eguaras es muy instructiva al respecto.

Estrechamente ligado a la liquidación de la remuneración está el control de la tirada (como punto previo). Si controlas la tirada que se ha efectuado, podrás tener cierta idea sobre la liquidación que en su día se te realice. La LPI en su artículo 72 establece que  “el número de ejemplares de cada edición estará sujeto a control  de tirada a través del procedimiento que reglamentariamente se establezca”. En este caso el Real Decreto 396/1998 de 25 de abril (¿ya se me durmió alguien?) que entre otros extremos dispone que antes de la puesta en circulación de ejemplares de la obra, el editor remitirá una certificación relativa al número de ejemplares de que conste la tirada. Esta certificación deberá ir acompañada por una declaración de los responsables de la imprenta manifestando el  número de ejemplares impresos y la fecha de su entrega.

 
obligaciones escritor
 
En el regalmento se dice que el autor puede comprobar esos datos pero se establece un sistema  complejo que puede llevar a aparejado una serie de gastos que   tal vez no sean fáciles de asumir (aunque dependiendo de los casos se compartirá con Entidades de gestión, asociaciones de editores…).

A día de hoy no hay un modo sencillo de controlar tiradas, ni por supuesto las liquidaciones de beneficios. No tenemos la certeza de que las mismas se correspondan con la realidad de los ejemplares vendidos, lo que provoca no pocos malos entendidos.

Obligaciones del Escritor

Según el artículo 65 de la LPI, las siguientes:

  1. Entregar al editor en debida forma para su reproducción y dentro del plazo convenido la obra objeto de la edición. No te duermas en los laureles, amigo, cíñete al plazo.
     
    obligaciones contrato de edición
     
  2. Responder ante el editor de la autoría y originalidad de la obra y del ejercicio pacífico de los derechos que le hubiese cedido. Recordad los problemas que pueden surgir con una obra plagiada.
  3. Corregir las pruebas de la tirada, salvo pacto en contrario. Durante este periodo corresponde al autor el derecho de introducir en la obra las modificaciones que estime imprescindibles, siempre que no alteren su carácter o finalidad, ni se eleve sustancialmente el coste de la edición.  Tiene sentido que no puedas variar de tal forma la obra que no se parezca a lo que se sometió al contrato de edición en su momento, o que tus modificaciones provoquen que resulte carísimo editarlo. Dentro de esos límites entiendo que debería respetarse la voluntad de reforma (y mejora) del autor. La ley llega a establecer la posibilidad de que el contrato establezca porcentaje máximo de correcciones sobre la totalidad de la obra, aunque va a ser difícil comprobar si el mencionado porcentaje se cumple o no.

 Y con esto y un bizcocho hemos terminado (es un decir) con las obligaciones de editor y escritor en el contrato de edición literaria. ¿Te parece útil? Compártelo con tus amiguetes. Si quieres saber más

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

2 comentarios

  1. Margarita Hans
    13 Febrero, 2017

    Gracias por la información Anabel, la verdad es que los que estamos pendientes de publicar algo nos hacemos un lío, sobre todo si es la primera vez, al menos yo. Besos 😀

    Responder
    • Anabel
      13 Febrero, 2017

      Es normal que te hagas un lío. Los contratos suelen ser complejos, pero fíjate que yo creo que los escritores (me incluyo) nos dejamos llevar por la emoción del momento y firmaríamos un pacto con el diablo si hiciera falta ¿Estás pendiente de firmar tu primer contrato? Es muy emocionante, ya lo creo, pero hay que pensar mucho. Un beso fuerte

      Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *