NO PODEÍS DEJAR DE LEER: EL NADADOR DEL MAR SECRETO DE WILLIAM KOTZWINKLE

“El nadador del mar secreto”  es la recomendación que me hizo uno de mis libreros favoritos: Rafa Gutiérrez Testón, propietario de la librería “La buena letra” a quien pude entrevistar para el blog. No sé si es que me tiene más vista que el hilo caqui (es posible) o que tiene un gusto extraordinario, pero por enésima vez ha vuelto a acertar  y me ha facilitado una pequeña novela que se ha convertido en uno de mis libros favoritos para los restos.

Mil veces me digo que no voy a hacer ni una reseña más porque cuando hay reseña no entra nadie en el blog… tampoco es cierto, sólo que el número de visitantes desciende y me da mucha rabia, porque en el fondo tengo mi corazoncito y me gusta que paséis a verme, pero luego sucede algo…

Lo que sucede es que los que han entrado me hacen algún comentario, o me mandan un mensaje por privado y me dicen que han leído tal o cual libro y que les ha gustado mucho y eso, no voy a engañarte (querido y escaso lector de mis reseñas) es lo que más me gusta del mundo mundial, porque si algo tengo a gala es que soy lectora. Llámame tonta, pero comencé a leer antes que a escribir y me encanta perderme en las palabras que escriben otros.

IMG_20160410_115440“El nadador en el mar secreto” de William Kotzwinkle no es un libro alegre, ya me lo advirtió Rafa. Es un libro breve y doloroso porque trata de una de esas situaciones en las que no querríamos vernos envueltos nunca: la muerte de un hijo. El protagonista (alter ego del propio escritor) y su mujer pierden a su primer hijo en el parto. Por qué, nos preguntamos los lectores…porque la vida es así a veces, te da un palo que desbarajusta todo lo que se supone que es la realidad, porque estas cosas pasan y no tienen razón alguna de ser y parecen tan poco naturales que espantan.

Asisitimos a la rotura de aguas, al parto, a la ilusión rota, a la manera en que los protagonistas afrontan la pérdida y cómo se hacen cargo de las consecuencias  de todo eso que jamás debió suceder y es que, de repente, todo lo que habías imaginado y soñado se desmorona sin mayor explicación. Podrás tener más hijos, podrás continuar con tu vida pero el dolor no hay quien lo arranque de tu piel.

Te preguntarás  por qué recomiendo leer un libro con esta temática y si no lo haces lo voy a explicar de todas formas: cuando estuve embarazada de Julia y Patricia (mis gemelas) padecimos síndrome de transfusión feto-fetal. Es una patología grave de los embarazos gemelares en la que la alimentación que llega a través de la placenta no se distribuye equitativamente entre ambos y corren el riesgo (cierto) de morir: uno por inanición y el otro por exceso de alimentación.

mar

Afortunadamente lo detectaron a tiempo, nos remitieron al Hospital Clinic de Barcelona y allí me intervino el doctor Eduard Gratacós y ambas sobrevivieron. No me sentí con fuerzas para hablar sobre el asunto, hasta casi un año después de su nacimiento. Entonces hice una entrada en el blog de las gemelas, que ha sido el que más vistas y comentarios tiene, porque han sido muchas las personas que se han visto en nuestra situación.

No todos han tenido la misma suerte. Muchos han perdido a sus bebés y me parece que es una de las experiencias más dolorosas que puedes sufrir. Una de las cosas que me contaban (sobre todo las madres) era que no les permitían llorar la muerte de sus hijos como tales, que al no haber llegado a tener en muchos casos más que unas horas de vida, muchas personas no comprendían qué les hacía estar tan afectados. Yo sí lo entiendo, creo que lo entiendo bien porque estuve a un paso de convertirme en uno de ellos y era tan inmensa la preocupación que no podía hacer otra cosa que contar los minutos, las horas que les darían más posibilidades de vida a mis hijas. Que tu hijo haya vivido pocas horas, o que haya nacido muerto no impide, no aminora el sufrimiento. Ni siquiera la expectativa de otro futuro hijo tiene puede hacer que olvides lo que sucedió. Es especialmente llamativo uno de los fragmentos del libro en el que el doctor les informa de que no había ninguna razón para que no tuviesen otro hijo en el futuro. El padre aturdido, piensa.

 
“Se ha creído que eso es lo que estaba en juego, nuestro deseo de tener un hijo, cualquier hijo, no este hijo en particular que hacíamos balancear entre nosotros dos por el camino. Es imposible que sepan lo especial que es. Ellos señalan hacia el futuro. pero nosotros estamos aquí, para siempre, ahora.”
 

Posiblemente “El nadador en el mar secreto” no sea la solución, ni dé las claves sobre cómo afrontar algo así, pero sí que trata con inteligencia, sobriedad, elegancia y dulzura una situación tan dolorosa y difícil. Está escrita con verdad y contención y eso es mucho para un libro, para cualquier libro.

En fin, querido amig@ que tienes la infeliz idea de leer las reseñas de este blog, comentarte que si tienes este libro publicado por  Navona al alcance de tu mano, no lo dejes escapar y recordarte que comentar y compartir te hará sentir extraordinariamente sexy desde que te levantes hasta que te acuestes… no es cierto, pero me hace sentir menos sola saber que estás ahí cuando os hablo de libros. Un abrazo y feliz semana.

 

¡Compártelo!

Categorías: OTROS AMORES

2 comentarios

  1. Diego
    10 Abril, 2016

    Me encanta la entrada. Dejo comentario. Y encima voy a pillar el libro

    Responder
    • Anabel
      10 Abril, 2016

      Así me gusta, mira que eres apañado ¿eh? y sexy, por supuesto sexy. Ahora en serio muchas gracias por comentar y creo que te gustará el libro. Un abrazo

      Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *