Franz Kafka

MAX BROD, EL EDITOR QUE “METAMORFOSEÓ” A FRANZ KAFKA.

Hoy  todos conocemos a Franz Kafka. Es uno  de los escritores más importantes del siglo XX: El proceso y La metamorfosis están unidos indisolublemente a  su  figura y a la literatura universal. Pero si su obra ha llegado a nosotros  ha sido por la obstinación y  de su amigo y editor Max Brod, que se negó a quemar los escritos de Kafka como este le pidió cuando lo nombró albacea (ejecutor) de su testamento. Las relaciones entre editor y escritor pueden ser amistosas (o no), económicas (siempre) y en cualquier caso muy complejas. Kafka y Brod, con o sin la voluntad del primero, constituyeron un tándem con unos resultados excepcionales.

Fueron amigos mucho antes de ser cualquier otra cosa. Se conocieron en la universidad en 1902 mientras estudiaban Derecho en  Praga (algún día debería escribir sobre todo lo que la literatura le debe al mundo del Derecho, pues está plagada de escritores que o bien han sido abogados, o han abandonado la carrera para dedicarse a la literatura). Kafka se acercó a Brod después de que este diera una charla sobre Shopenhauer a varios alumnos. Desde entonces entablaron una amistad  íntima que duraría hasta la muerte de Kafka por tuberculosis en 1924.

 

Kafka max brod

 
Brod fue la persona que más claro tuvo que Kafka tenía un talento sobresaliente desde el primer minuto y lo empujó a escribir. Como dice  Enrique Vila Matas o su alter ego Manuel Vilas ” (…) fue Brod el que, antes que Kafka, se dio cuenta de quién era su amigo. A Brod le apeteció que Kafka fuese Kafka.”. No se puede ser más amigo, ni mejor amigo que aquel que siendo consciente del potencial de otro lo empuja y se niega a acatar sus órdenes, cuando estas suponen destruir el fruto de su trabajo.

Brod (antes de que Kafka fuera Kafka) gozaba de reconocimiento como escritor, vendía libros y tenía una carrera brillante. Otro (más envidioso y chungo) en su lugar habría prendido fuego a El Castillo, la Metamorfosis, el Proceso, o algo peor, aprovechando que el autor estaba muerto podría haberse hecho con su obra. Brod se negó a quema los papeles de su amigo por varias razones.

  • Entendía que su petición no había sido suficientemente formal,
  • Porque el propio Kafka meses, antes de su muerte, había enviado varios relatos para ser publicados y durante su enfermedad estaba corrigiendo las primeras páginas de sus novelas (aunque el resto lo corrigió el propio Brod).
  • Porque el propio Brod ante esta petición le había dicho tajántemente que no iba a quemar ni un papel.
  • Porque la petición sólo podía ser el resultado de una depresión temporal. Si queréis podéis verlo y escucharlo aquí.
     

Dora Diamant Kafka

Dora Diamant fue la última pareja de Franz Kafka, convivió con él  durante su último año de vida. Ella sí cumplió la voluntad del escritor y quemó buena parte de sus papeles como él le encomendó. Además los documentos que no llegó a quemar fueron por la Gestapo, durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que la obra que permaneció en lus manos parece haberse perdido definitivamente.

Se critica mucho la figura de Brod por el “apoderamiento” de la de Kafka, de su “metamorfosis” (valga la broma) pero  ¿quién sabe qué se pudo perder cuando Dora cumplió la voluntad del escritor checo? Ella decía “‘Haber vivido con Franz un solo día significa más que toda su obra, que todos sus escritos”, tal vez ahí está el secreto de todo, en la forma en la que uno percibe, la vida, en la manera en que concibe el amor. Fueron decisiones diferentes con unas consecuencias totalmente distintas. No me atrevo a criticar a ninguno de los dos, aunque el perjuicio para los lectores es obvio.

Algunos reprochan a Brod un exceso a la hora de “corregir” y tratar la literatura de Kafka. Puede que el escritor checo sufriera una “metamorfosis” en manos de su amigo,  pero sinceramente, ¿sería tan conocido si no hubiera decidido llevarle la contraria Max Brod? ¿Qué sabríamos de sus obras? Tengo mis dudas de que hubieran llegado a nuestras manos de ninguna manera. Si hubo algún tipo de exceso a la hora de editar, es algo sobre lo que podemos elucubrar lo que nos apetezca, porque ninguno de los protagonistas está  presente y salvo que creas en fantasmas no vas a conseguir respuestas.

 

Max Brod y otros

En 1937 Brod escribió la primera biografía sobre Kafka, criticada por muchos, pero que ha contribuido a formar la imagen que sobre el escritor checo se tiene en la actualidad.

La labor editorial de Brod en relación con Franz Kafka continuó hasta su muerte. De hecho cuando huyó de Praga en 1939, con destino a Israel, llevó consigo la una maleta con papeles de su amigo que publicó en seis volúmenes de diarios, cartas, notas…

 

Franz Kafka

 
En 1968  moría Max Brod, legando todos sus documentos (también los relacionados con Kafka) a su secretaria Esther Hoffe, quien tenía el encargo de legar la obra de Kafka a la Universidad Hebrea de Jerusalén o la Biblioteca pública de Tel Aviv. Sin embargo, la buena señora y sus hijos,  han obstaculizado la labor de historiadores y estudiosos de Kafka. No sólo eso, sino que subastaron  a lo largo de estos años documentos al mencionado legado, enriqueciéndose. Este verano el Tribunal Supremo israelí ha determinado que esta obra pasará a poder de la Biblioteca Nacional de Israel. Estoy convencida de que allí tendrán el mejor destino posible. Ojalá los historiadores, admiradores y estudiosos de Kafka tengan la posibilidad de acceder a su obra de forma sencilla y completa.
 

¿Eres forofo de Kafka?, ¿cual es tu obra favorita?, ¿crees que Max Brod se excedió en su labor o hizo lo que tenía que hacer?

¿Te ha gustado? Suscríbete al blog


Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

¡Compártelo!

Categorías: LA EXTRAÑA PAREJA

2 comentarios

    • Anabel
      9 Mayo, 2017

      Tienes razón Olaya, es para que le demos las gracias. Un abrazo y muchas gracias por comentar

      Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *