DONDE NACE LA MAGÍA CON LAURA CASTAÑÓN

Esta es una nueva sección del blog. “Donde nace la magia” tiene un punto de curiosidad, de afán de mostrar los lugares donde los escritores trabajan. A veces tengo la sensación de que el público no tiene clara, la diversidad de formas que hay de trabajar y lo importante que resultatener un lugar en el que desarrollarnos.

Debería haber comenzado enseñando el lugar donde yo escribo y puede que lo haga, pero la verdad es que me interesa mucho más conocer el lugar de trabajo de otros; dónde y cómo se inspiran; qué rutinas tienen para  escribir; por qué han elegido un sitio u otro; los enseres de los que se rodean; las manías y sus libros. Creo que esas pequeñas cosas muestran, al menos, una parte de lo que somos.

He comenzado con una de las personas que es más importante para mí, no sólo como escritora, sino también a nivel humano: Laura Castañón. Los que la conocéis sabéis de su calidad humana (y por supuesto como escritora) y de su hermoso ventanal. Hoy, la autora de Dejar las cosas en sus días  (Alfaguara) La noche que no paró de llover (Destino) abre las puertas de su “estudio de verano”. Os dejo con sus palabras y las fotos que ha enviado, creo que son tan hermosas que no podréis despegaros del ordenador. Me callo y la dejo hablar…

 

 
Laura Castañón
 

No es que sea exactamente aquí donde nacen las novelas. Las imágenes surgen en cualquier momento y en cualquier lugar, en mitad de cualquier otra cosa o de cualquier otro pensamiento. Alguna surge incluso en mitad de un sueño. Pero es aquí donde se cuecen, donde se traducen en palabras, en estructuras, en páginas.

 

Las imágenes surgen en cualquier momento y en cualquier lugar, en mitad de cualquier otra cosa o de cualquier otro pensamiento. Clic para tuitear
 

En realidad, no es del todo cierto. Yo, que leí muy joven Una habitación propia, no tengo exactamente una habitación para escribir en esta casa. Mi estrecha relación con la fibromialgia que me condena a pasar en la cama más tiempo del que me gustaría, ha convertido mi propia habitación en una especie de estudio gracias a una mesa de Ikea que se acopla a lo ancho de la cama y donde suelo escribir cuando no me encuentro del todo bien.

Este, en cambio, es el estudio de verano, y en realidad es  una terraza cerrada que aguarda tiempos mejores y pide a gritos, como el resto de la casa, una reforma. Es un rinconín con plantas y mar, y no sé si puede haber un lugar mejor en el mundo. El mar, claro, el mar.

 

 
Me acompañan las plantas que van cambiando según la temporada, lápices de colores, cuadernos con notas, libros (solo los que estoy utilizando para lo que esté escribiendo), el portátil, naturalmente, un par de fotos y el libro que me lleva acompañando desde que era adolescente, el Diario de una escritora de Virginia Woolf,  que tiene la portada descolorida ya y que creo que es uno de esos objetos, incluso más allá de su condición de libro, absolutamente imprescindibles en mi mesa.

Poco más se puede decir: Suelo levantarme muy temprano para escribir y hay pocas cosas mejores en el mundo que ver cómo amanece por el este mientras se enhebran palabras.

 
 

Es cierto que a veces el mar también es una fuente continua de distracciones y entonces piensas que vaya, que igual habría sido mejor sentarse frente a una pared en lugar de perder la mirada en las olas, en el cambiante paisaje de las mareas, en la forma en que el viento juega a despeinar la espuma, en los cambios de estación.

A veces también, las horas se van en la pura contemplación. Pero igual resulta que eso no deja de formar parte del proceso. Quién va a decirme que eso no es también escribir.

Y hasta aquí la presentación de “donde nace la magia”. A mí me ha encantado, puede que sea porque  Laura es irresistible.

¿Dónde escribís o leéis vosotros?, ¿dónde permitís que la magia crezca? Estoy deseando escucharos.

 

¿Te ha gustado la entrada?, Suscríbete


Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

3 comentarios

  1. Margarita Hans
    29 Septiembre, 2017

    Qué marco más inmejorable para escribir. Tomo nota Anabel, y tomo nota Laura, de ese diario de Virginia Wolf y de esos libros de Laura. Yo me temo que escribo donde puedo, en cualquier parte y lugar. Tampoco tengo una habitación propia, si no que voy haciéndolo donde me dejan un poquito de hueco, ja ja.
    De todas formas, sí es cierto que también tengo mi costumbre. Me gusta que a mi alrededor haya orden, alguna planta, por supuesto, una vela, a veces pongo música suave, otras no. Cuando escribí el libro que presento ahora en octubre lo hice sin música, y a veces, con música de misterio de fondo. Puedes encontrar todo tipo de música hoy en día, ja ja.
    Muchos besos Anabel. Me encanta esta sección. 😀

    Responder
    • Anabel
      29 Septiembre, 2017

      Querida Margarita:
      Seguro que tienes un huecoque te agrada especialmente, hablas de orden, plantas y velas… eso me suena a que algún lugar síq ue tienes. Me alegra mucho que presentes el libro en octubre ¿dónde será? Esero que vaya muy, muy bien. Un abrazo fuerte

      Responder

1Pingbacks & Trackbacks en DONDE NACE LA MAGÍA CON LAURA CASTAÑÓN

  1. […] anuncié, con esta sección que iniciamos con Laura Castañón queremos acercar el lugar donde se cuecen los libros, donde se trabaja y se van forjando las […]

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *