VISIBLES, FEMINISTAS, COMPROMETIDAS Y NECESARIAS.

La huelga (protesta) del día 8 de marzo, con independencia de la valoración que medios, partidos políticos y agentes sociales realicen de la misma, será un éxito y lo será porque se ha logrado algo que durante muchos años parecía imposible: visibilidad. En muy pocos días se ha posicionado a la sociedad a favor o en contra de la movilización, lo que no es poco, vista la indiferencia con que el Día de la Mujer ha pasado por el calendario desde que tengo memoria. Voy más allá, hasta en los sectores radicalmente contrarios a esta protesta se ha partido de una premisa básica: el reconocimiento de la necesidad de igualdad como imperativo de la convivencia. Unas nos han afeado sentirnos víctimas, otros han tachado la huelga de elitista, sin embargo nadie ha podido quitar valor a lo fundamental. Nadie ha tenido el valor para defender la desigualdad entre hombres y mujeres, aunque encuentren infinidad de maneras de desacreditar a quienes no piensan como ellos. Todos, por muy rancios que sean, han querido mostrar que creen en la igualdad (o lo que ellos piensan que es).

El abandono de la indiferencia es un buen paso, no el definitivo a la hora de acabar con la problemática que nos acucia, pero en una sociedad como esta, bombardeada por un exceso de información que genera apatía, lograr que algo sea tomado en cuenta por un sector importante de la población (no sólo por mujeres) es extraordinariamente valioso.

Continuar leyendo en “El correo de Andalucía”

¡Compártelo!

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.